15 novembro 2016

El lado positivo de las cosas

Empieza buscando alguna vieja historia de cuando eras niño. Abre el baúl de los juguetes y coge aquel osito de peluche que te acompañaba en las noches de tormenta. Mezcla con un puñado de inocencia e ilusión. A continuación, secuestra el monstruo que lleva habitando debajo de tu cama todos estos años y hiérvelo a fuego lento hasta que se derrita su maldad. Finalmente, ensénale a ser bueno y a ver el lado positivo de las cosas.
Ana Fuentes, Laura González, Paula Matilla, Sara Rodríguez, Celia Marcos – 4º de ESO, prof Paula Pessanha Isidoro

Sem comentários:

Enviar um comentário