28/11/15

La conciencia de mí misma

Soy una tetera rajada, soy un recipiente ni deprimido ni constantemente feliz. En realidad, antes lo era, lo de siempre feliz, hasta ese día en el que me caí de la repisa. Y no terminó mi estado alegre debido a la grieta que me hice, la cual luzco con mucho orgullo. Hubo algo que me cambió: la conciencia de mí misma. Desde que conocí que soy solo un objeto, no dejo de preguntarme acerca de mi contenido.

Laura Herrero Román, 29 años, Salamanca, prof Paula Pessanha Isidoro
Desafio nº 4 – começando a frase “Sou um bule rachado, sou”