21/10/15

Cinco horas

Llegamos al pie del Monte Fuji sobre las doce de la mañana, riéndonos de los turistas miedosos que vinieron con guía y veinte kilos de equipamiento. Los ochocientos primeros metros pasaron rapidísimo. Luego se puso a llover y dejamos de reírnos. Después de subir doscientos metros en la oscuridad bajo las peores condiciones del mundo, aceptamos la victoria del Monte. ¡Que felicidad volver a la civilización después de horas bajando! Que felicidad esperar el taxi cinco horas!

Lucas Krywicki, 20 años, Liège, Bélgica, prof Paula Pessanha Isidoro

Reto 49historia medio loca sobre las vacaciones

Sem comentários:

Publicar um comentário